Al utilizar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Puede cambiar la configuración u obtener más información. close

El poder de las Plantas Medicinales

El poder de las Plantas Medicinales

EL PODER DE LAS PLANTAS MEDICINALES:

Durante mucho tiempo, los remedios naturales, y sobre todo las plantas medicinales, fueron el principal e incluso el único recurso de que disponía el médico. A principios del siglo XX, el desarrollo de la química desembocó en la puesta en marcha, por parte de la industria farmacéutica, de una nueva producción de medicamentos. La medicina moderna pudo de esta manera combatir con eficacia numerosas enfermedades hasta entonces incurables y a menudo mortales. Sin embargo, las plantas medicinales y los remedios que se extraían de ellas desde la prehistoria no quedaron olvidados. Sus reservas de materias primas fueron y siguen siendo explotadas, pues de ellas se extraen sustancias irreemplazables.

¿Qué es la fitoterapia?

Consiste en el uso de las plantas con fines medicinales. Desde sus orígenes, el hombre ha utilizado las plantas de su entorno para aliviar sus dolencias y a lo largo de la historia ha aprendido a saber cuáles eran las más adecuadas y cuál  era la forma más adecuada de tomarlas.

¿Cómo actúan las plantas?

Las plantas medicinales esconden en su interior toda una serie de circunstancias con propiedades medicinales que reciben el nombre de los principios activos y que son los que confieren a la planta sus propiedades terapéuticas.

La actividad de las plantas medicinales no puede atribuirse a un solo principio activo, sino a un conjunto de ellos (fitocomplejo). Así por ejemplo los principios activos por separado de la valeriana, no presentan la misma actividad que juntos.

Por eso es importante que los preparados a base de plantas guarden la máxima similitud con la planta en su estado natural.

¿Qué ventajas nos ofrece la fitoterapia y el uso de plantas medicinales?

Las plantas medicinales son eficaces en el tratamiento de numerosas dolencias. Su eficacia no solo viene dada por el uso tradicional que a lo largo de los siglos nos ha sido transmitido, sino también  por estudios científicos que han confirmado la eficacia en el tratamiento de las enfermedades para las cuales eran usadas tradicionalmente. En fechas tan recientes como la década de 1920, cerca del 90% de los medicamentos que recetaban los médicos o se vendían en farmacias, era de origen vegetal.

Seguridad:

Las plantas medicinales son mejor toleradas y presentan menos efectos secundarios que muchos medicamentos de síntesis, pero también pueden presentar toxicidad y algunos efectos secundarios.

En ocasiones, los distintos principios activos de las plantas interactúan entre sí para proporcionar un remedio eficaz con una escasa presencia de efectos secundarios. La corteza  del sauce, por ejemplo, presenta en su composición derivados salicílicos, sin embargo no tiene efectos secundarios que tiene el ácido acetil salicílico a nivel gástrico.

El hombre ha evolucionado junto con las plantas a lo largo de miles de años y nuestro organismo está preparado para reconocer a las plantas como algo conocido y no como elementos extraños.

El valor de las plantas completas en fitoterapia:

Las plantas medicinales tienen una composición muy compleja con un elevado número de principios activos y eso es precisamente lo que las hace efectivas, con una baja incidencia de efectos secundarios.

Es importante que los preparados que se utilicen en fitoterapia guarden la máxima similitud con la planta original y mantengan también esa complejidad de principios activos.

La sinergia entre los distintos principios activos es precisamente lo que les proporciona su valor terapéutico y su seguridad. Cuando se aísla o se concentra en exceso un principio activo, en cierto modo se alteran las reglas naturales y no se tienen en cuenta sustancias que pueden jugar un papel importante a la hora de contrarrestar efectos secundarios para funcionar en perfecta armonía con el equilibrio de nuestro organismo.

Por ejemplo, el té verde y el café verde tienen la misma cantidad de cafeína, sin embargo el café es más estimulante y pone más nervioso que el té verde. Esto es debido a que el té verde, además de cafeína, hay otras sustancias (polifenoles) que modulan el efecto de esta, de forma que pone menos nervioso y tiene menos efectos secundarios que el café.

No existe dolencia o enfermedad para la cual no exista alguna planta medicinal que resulta efectiva. Los usos de las plantas medicinales son muy diversos y muchas de las plantas reúnen más de una propiedad medicinal. 

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código