Al utilizar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Puede cambiar la configuración u obtener más información. close

Carbonato de Magnesio

Carbonato de Magnesio

Esencial para el buen funcionamiento  del metabolismo, para fortalecer los huesos e incluso, para favorecer la liberación de la energía presente en los alimentos, el magnesio en su forma de carbonato es además un excelente antiácido y un laxante suave.

Previene la acidez gástrica: tras ser ingerido, el carbonato de magnesio llega al estómago y reacciona de forma lenta y progresiva con los jugos  gástricos, neutralizando el exceso de ácido clorhídrico y liberándose dióxido de carbono y magnesio en forma de ion. A su vez, el dióxido de carbono liberado se combina con parte del carbonato de magnesio, formando una emulsión que se adhiere a las paredes del estómago y actúa como un protector de la mucosa gástrica previniendo y aliviando la acidez cuando está ha aparecido.

Un mineral con muchas formas químicas: el magnesio lo podemos ingerir en distintas formas químicas como quelato, cloruro, óxido. Carbonato, etc. Aunque la mayoría de las formas actúan apartándonos el mineral que necesita nuestro organismo para funcionar correctamente, también pueden ejercer funciones específicas y saludables según cuál sea su estado químico, en este caso, por ejemplo, cuando se presenta en forma de carbonato actúa como un excelente regulador de la acidez gástrica.

Más energía y huesos más fuertes: a nivel orgánico el magnesio es un mineral con múltiples funciones. Resulta esencial  para todas aquellas enzimas metabólicas que utilizan o que liberan la energía de los alimentos o de nuestras reservas; es un componente esencial que da estructura y rigidez a los huesos; ayuda a regular el ritmo cardíaco; mejora el funcionamiento del sistema nervioso;  de potencia a los músculos y fortalece el esmalte de los dientes.

Regulador intestinal: el carbonato de magnesio ayuda a tratar el estreñimiento  de niños y adultos.

Es un polvo fino que se mezcla con agua hasta obtener una suspensión blanquecina. Se debe tomar rápidamente ya que tiende a precipitar. Dos cucharaditas al día, aportan el 100% de las cantidades diarias de magnesio recomendadas.

Publicaciones Relacionadas: